Book club | Ready Playe One




Book club | Ready Playe One

Fotografía y texto por: Lety Ramírez


En marzo de 2018 se estrenó la versión cinematográfica dirigida por Steven Spielberg basada en la novela de Ernest Cline que fue un éxito en taquilla y desafortunadamente no vive a la altura del libro. La película es una oda a los años 80 y su cultura pop, pero el libro es mucho más que eso.


Comenzamos en el año 2044, nuestro protagonista recuerda a otro que también adelgazaron para el cine: Bastián Baltasar Bux de La Historia Sin Fin, en este caso su nombre es Wade Watts y en su versión literaria es gordo, inseguro e inmerso en un mundo de fantasía para escapar de la triste realidad en la que vive, cosas también en común con el buen Bastián.


El mundo se fue al carajo, hay crisis económica y energética, sobrepoblación, la gente vive en torres hechas de casas rodantes en donde normalmente hay dos o tres familias hacinadas. Es en una de ellas donde vive Wade con su horrible tía, pues sus padres murieron.

El único refugio de la humanidad es el OASIS, un videojuego que lleva la realidad virtual a otro nivel creado por James Halliday y Ogden Morrow. El OASIS va más allá de ser un simple juego con un mundo definido y creación de tu propio personaje para vivir en él, es un mundo en donde puedes estudiar, trabajar y ganar dinero para vivir en la realidad. Cuando Halliday muere, un mensaje aparece en la pantalla de todas las consolas anunciando que ha ocultado dentro del juego un easter egg, un objeto que dará a quien lo encuentre

control del OASIS y mucho dinero. La obsesión por encontrar el easter egg se apodera de todos y es así como Wade encuentra una razón para existir, investigando y aprendiendo todo sobre

las obsesiones de Halliday que son las pistas con las que el misterio se puede resolver, su vida completa está al alcance de todos para poder ver viejos programas de televisión, películas,

libros, discos y videojuegos.


Ernest Cline escribe una oda no solo a los años ochenta, también a los noventa e incluye algunas referencias a los dos miles, homenajea al mundo geek, pero no uno superficial sino al mundo lleno de soledad, cero popularidad y obsesiones.


Es un viaje por décadas de información que pocos de nosotros vivimos pero que ahora fascinan a las nuevas generaciones como una añoranza de épocas más simples. Es una historia en donde el héroe no es valiente, audaz o siquiera atlético; es simplemente una persona común, incuso moverse dentro de este nuevo mundo es difícil si no tienes dinero, en el OASIS los recursos al igual que en la vida real dictan lo que puedes o no hacer, no es una democracia utópica en

donde puedes recorrer los interminables planetas libremente, al contrario es una extensión un poco menos gris de la realidad en donde cosas interesantes pasan, pero no a todos.


Es un libro que a mi parecer tiene mucho en común con la Historia sin Fin, porque como lo describe Michael Ende en una entrevista para El País: “Para descubrirse, a sí mismo, Bastián debe primero abandonar el mundo real (donde nada tiene sentido) y penetrar en el país de lo fantástico, en el que, por el contrario, todo está cargado de significado. Sin embargo, hay siempre un riesgo cuando se realiza tal periplo; entre la realidad y lo fantástico existe, en

efecto, un sutil equilibrio que no debe perturbarse: separado de lo real, lo fantástico pierde también su contenido.


Hi, how are you

© 2016  Baltan Magazine

Desarrollado por Violeta Torres

Queda estrictamente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de baltanmag.com sin un permiso explícito de la editorial.