Mi camino hacia una vida más fit


Hace un año decidí que iba a hacer algo por mi y entré al gimnasio, mi objetivo no era otra cosa mas que mover mi cuerpo y sacudirme la flojera.

Sin mentir el primer año me costó bastante, iba muy pocas veces y a mediados estaba desanimada, como que necesitaba un motivo más en mi vida que el solo moverme. Este año lo comencé con objetivos nuevos:

dejar de tomar refresco - DONE

no mas papitas - Seguimos trabajando en ello

IR AL GIMNASIO DIARIO TODO EL AÑO

Del punto del que quiero hablar es del último, al momento de terminar mi lista me hice una pregunta, ¿para qué quiero ir diario al gimnasio? y mi respuesta fue y sigue siendo: Para sentirme bien conmigo, para tener mejor condición, fuerza! y gustarme mucho cuando me vea al espejo. Teniendo esto claro mi mente ha trabajado distinto y mi cuerpo también.

Desde que comenzó el año he ido casi diario, ¡mentiría diciendo que nunca fallo! mi cuerpo cada vez se hace más fuerte, se tonifica y yo me siento muy orgullosa de mi por esa constancia y dedicación que me he estado dando.

Podría sonar como un cliché, pero el pensar en ir al gimnasio me pone muy feliz, por ahí dicen que es el efecto, pero me gusta creer que me pone feliz el hecho de que estoy cumpliendo lo que me prometí: CUIDARME Y QUERERME.

Me siento muy contenta por esta nueva etapa que estoy viviendo conmigo misma, me siento muy contenta con mi cuerpo y agradecida con él por el haberme aguantado el haberlo tratado mal por muchos, muchísimos años. Mis elecciones alimenticias han cambiado un poco, pero también las engañaría si les digo que dejé de comer papitas.

El camino que me falta por recorrer en este nuevo estilo de vida es muuy largo, pero por ahora lo estoy disfrutando mucho.

Hi, how are you

© 2016  Baltan Magazine

Desarrollado por Violeta Torres

Queda estrictamente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de baltanmag.com sin un permiso explícito de la editorial.